Mariano José de Larra
(España, 1809-1837)

II.jpgEscritor romántico y periodista español famoso por sus brillantes retratos críticos de la vida y la sociedad española de su época. Larra nació en Madrid durante la ocupación francesa y pasó sus primeros años de vida en Burdeos, donde su padre, un cirujano militar que había colaborado con los invasores, tuvo que refugiarse tras la derrota de los franceses en 1812. Después de la amnistía de 1818 la familia regresó a Madrid y su padre se convirtió en médico personal del hermano de Fernando VII. Larra estudió en un colegio de jesuitas y completó su formación en Valencia y Valladolid. Comenzó una brillante carrera periodística, primero en dos periódicos de su propiedad, El duende satírico del día (1828) y El pobrecito hablador (1832-1833), y posteriormente, colaboró como crítico de teatro con el diario nacional La revista española, donde firmaba sus crónicas bajo el seudónimo de Fígaro. Se convirtió en uno de los periodistas más famosos y mejor pagados del país y colaboró en diversas publicaciones además de escribir la novela El doncel de Don Enrique el Doliente (1834), y la obra de teatro Macías (1834). También tradujo diversas obras de teatro francesas. Larra es conocido ante todo por sus Artículos de costumbres o escenas de la vida española. Estos artículos, típicamente característicos de la época, estaban imbuidos de nostalgia. Larra, por el contrario, utilizó el género para producir una serie de retratos de la sociedad tremendamente satíricos, en los que despliega su talento periodístico para describir la complacencia, la hipocresía, la vacuidad y la corrupción de la sociedad española. Influido por el neoclasicismo francés, su vida se convirtió, sin embargo, en un símbolo de la confusión romántica. Fue amargamente desgraciado en el amor; se enamoró de una mujer que más tarde resultó ser la amante de su padre, vivió un matrimonio infeliz y acabó suicidándose, tras un fracasado romance adúltero, a los 28 años. Aunque Larra ofrece una visión muy pesimista de la vida española, su irritación responde al amor que sentía por su país. Es uno de los escritores más destacados del siglo XIX, tanto por su visión de la vida como por la calidad literaria de sus escritos.


Frases

Frase sobre creer:
El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer.

Frase sobre sentimiento:
Las teorías, las doctrinas, los sistemas se explican; los sentimientos se sienten.

Frase sobre Amor:
En punto a amores tengo otra superstición: imagino que la mayor desgracia que a un hombre le puede suceder es que una mujer le diga que le quiere.

Frase sobre celos:
Los amores más duraderos son aquellos en que uno de los dos amantes es extraordinariamente celoso.

Frase sobre sociedad:
Generalmente, se puede asegurar que no hay nada más terrible en la sociedad que el trato de las personas que se sienten con alguna superioridad sobre sus semejantes.

Frase sobre circunstancia:
Las circunstancias... palabras vacías de sentido con que trata el hombre de descargar en seres ideales la responsabilidad de sus desatinos.

Frase sobre negar:
Es más fácil negar las cosas que enterarse de ellas.

Frase sobre libros:
Por grandes y profundos que sean los conocimientos de un hombre, el día menos pensado encuentra en el libro que menos valga a sus ojos, alguna frase que le enseña algo que ignora.

Frase sobre admiración:
Muchas cosas me admiran en este mundo: esto prueba que mi alma debe pertenecer a la clase vulgar, al justo medio de las almas; sólo a las muy superiores, o a las muy estúpidas, les es dado no admirarse de nada.





imagesCAW1ATJZ.jpgNOVELA:
El Doncel de don Enrique el Doliente

El presente trabajo aborda la vertiente menos conocida de la producción literaria de
Mariano José de Larra. Aparte de sus célebres artículos, Larra escribió también El
doncel de don Enrique el Doliente, novela histórica concebida por la crítica como una
simple prolongación de su drama Macías. Trataremos de contravenir esa afirmación y
enfatizaremos dos aspectos que desmantelan la interpretación tradicional de la novela.
En primer lugar, debemos subrayar su fuerte naturaleza ficticia, que no permite trasvasar
contenidos medievales a la época de Larra. En segundo lugar, Elvira, el personaje femenino sería el único cuyo perfil podría «viajar» al presente. Esta especie de anquilosamiento generalizado en el pasado nos muestra cómo Larra sigue paradigmas narrativos propios de la novela histórica romántica.



978-84-239-1955-0.jpg
TEATRO
Macías de Mariano José de Larra

Es el retrato de un hombre enamorado, un trovador gallego, ubicado espacialmente en Andújar, en el palacio de don Enrique de Villena y temporalmente en los primeros días del mes de enero de 1406.
Es un drama histórico escrito en verso, estructurado en cuatro actos, donde se relata un amor adúltero.
Una mujer, Elvira, en brazos de un hombre que no ama, Fernán, a quien el padre de la joven, Nuño, le concedió su mano, y Macías, el enamorado ausente, son los personajes principales, entre los cuáles se desatará un argumento, considerado como un exponente acabado del teatro romántico.



ARTÍCULOS DE COSTUMBRES

9789992258026.jpgEl Romanticismo, movimiento artístico literario al que pertenece Mariano José Larra, como autocrítica de la modernidad, es un callejón sin salida. Esta es la gran contradicción en que Larra coincide con otros jóvenes autores de su generación en Europa que se sitúan entre la rebeldía y una melancolía con brotes pesimistas.
Larra es conocido ante todo por sus “Artículos de costumbres” o escenas de la vida española. Estos artículos, típicamente característicos de la época, estaban imbuidos de nostalgia. Larra, por el contrario, utilizó el género para producir una serie de retratos de la sociedad tremendamente satíricos, en los que despliega su talento periodístico para describir la complacencia, la hipocresía, la vacuidad y la corrupción de la sociedad española.
Una de las importantes aportaciones de Larra a la literatura española fue el haber elevado a categoría literaria la reflexión y el comentario sobre la actualidad inmediata; lo que pasaba en las calles y en las casas, las discusiones políticas, los acontecimientos del día, las maneras de ser, de pensar y de vivir de sus contemporáneos.
Los artículos de Larra constituyen una de las bases del ensayo contemporáneo.
En este volúmen se incluyen los siguientes artículos:



1 .UN FRAGMENTO DE VUELVA USTED MAÑANA:


|| Cualquiera de los artículos de Larra serviría para ejemplificar el uso de la ironía, el sarcasmo y las demás particularidades que caracterizan la obra de este autor. Sin embargo, si hay un artículo que cumple estas premisas y que sigue estando vigente en la actualidad ese es Vuelva usted mañana:

"Gran persona debió de ser el primero que llamó pecado mortal a la pereza. Nosotros, que ya en uno de nuestros artículos anteriores estuvimos más serios de lo que nunca nos habíamos propuesto, no entraremos ahora en largas y profundas investigaciones acerca de la historia de este pecado, por más que conozcamos que hay pecados que pican en historia, y que la historia de los pecados sería un tanto cuanto divertida. Convengamos solamente en que esta institución ha cerrado y cerrará las puertas del cielo a más de un cristiano.
Estas reflexiones hacía yo casualmente no hace muchos días, cuando se presentó en mi casa un extranjero de estos que, en buena o en mala parte, han de tener siempre de nuestro país una idea exagerada e hiperbólica; de éstos que, o creen que los hombres aquí son todavía los espléndidos, francos, generosos y caballerescos seres de hace dos siglos, o que son aún las tribus nómadas del otro lado del Atlante: en el primer caso vienen imaginando que nuestro carácter se conserva tan intacto como [nuestras ruinas] nuestra ruina; en el segundo vienen temblando por esos caminos, y preguntan si son los ladrones que los han de despojar los individuos de algún cuerpo de guardia establecido precisamente para defenderlos de los azares de un camino, comunes a todos los países.
Verdad es que nuestro país no es de aquellos que se conocen a primera ni a segunda vista, y si no temiéramos que nos llamasen atrevidos, lo [comparáramos] compararíamos de buena gana a esos juegos de manos sorprendentes e inescrutables para el que ignora su artificio, que estribando en una grandísima bagatela, suelen después de sabidos dejar asombrado de su poca perspicacia al mismo que se devanó los sesos por buscarles causas extrañas. Muchas veces la falta de una causa determinante en las cosas nos hace creer que debe de haberlas profundas para mantenerlas al abrigo de nuestra penetración. Tal es el orgullo del hombre, que más quiere declarar en alta voz que las cosas son incomprensibles cuando no las comprende él, que confesar que el ignorarlas puede depender de su torpeza...."
||
http://mural.uv.es/mateoma/14738/fragmento.htm


2 - Un reo de muerte

3 - Yo quiero ser cómico
http://www.escuchaunlibro.com/listadoaudiolibros.php

Más información
http://bib.cervantesvirtual.com/bib_autor/larra/enlaces.shtml

Presentación